logo-up logo-up-mobile
Acceso Banca online

«Siempre me he presentado en la plaza a pecho descubierto y siempre he sido muy transparente»

«Siempre me he presentado en la plaza a pecho descubierto y siempre he sido muy transparente»

Jon Maia, bertsolari.

 

Ha sido director, guionista, escritor y cantante. Ha hecho televisión, teatro y cine, y también literatura, música y se ha embarcado en otras mil aventuras inclasificables. Viajó a Canadá con la expedición Apaizac obeto (Los curas mejor), surcó los mares reconstruyendo la memoria de los antiguos cántabros y recuperando la memoria marítima de los vascos; compuso la obra teatral Ele (Palabra), un espectáculo basado en Lauxeta y Lorca, en las vidas de los dos poetas fusilados, vascohablante uno y castellanohablante el otro; escribió una bonita novela titulada Riomundo, contando la historia de su familia, y ahora visita los escenarios con el espectáculo Kantu bat gara (Somos una canción). Pero cuando pensamos qué poner tras su nombre y apellido, lo que nos viene a la cabeza es aquello que él ha estado haciendo desde su adolescencia. Fue entonces cuando empezó a cantar bertsos, lo ha continuado haciendo y si tiene que elegir un oficio para colocarlo junto a su nombre, ese es el que elige. Nosotros también lo presentamos así: Jon Maia, bertsolari.

Nació en Urretxu, en 1972, hace medio siglo, pero cuando tenía 6 años se fue con su familia a la que es su actual localidad de residencia. Nos hemos reunido en Zumaia con Jon Maia, en un día de mayo, dejando a un lado extravagantes juegos de palabras y a fin de conocer mejor un apasionante recorrido profesional de mil facetas. Licenciado en filología vasca, profesor de euskera, bertsolari, documentalista, escritor, músico, cantante… nada más empezar a hablar nos confiesa que el camino que ha recorrido ha sido guiado por el instinto. Con la naturalidad que le es tan suya.

Oye nuestro podcast y suscríbete a él en Apple Podcasts, Google Podcasts, Spotify o en la plataforma de podcasts que prefieras. Encontrarás la transcripción del capítulo en este post, editado para que te resulte legible.

JON MAIA. Si tengo que elegir un calificativo, he de elegir ‘bertsolari’, porque soy eso, provengo de ahí, eso es lo que he hecho siempre y lo que hago ahora. Empecé con doce años hasta la actualidad. Y eso es lo que para mi resulta más fácil de decir. Lo demás son como aventuras. Suelo decir que el bertsolarismo es mi casa, y que luego salgo de casa y tengo aventuras.

No soy nada estratégico, táctico, tampoco soy lógico. Esos son como mis puntos débiles. Hago las cosas por mi propia intuición y según mis ganas. Y luego también según el compromiso social, diría yo. Hago muchas cosas porque pienso que se deben hacer. Eso es lo que me motiva a hacer cosas y lo que luego pongo por mi parte, desde el componente personal, es el atrevimiento o la curiosidad, y atreverme a hacer cosas sin saber nada y así he hecho documentales, he escrito libros, cosas así, cantar, pero no me tengo a mí mismo como escritor ni como cantante, aunque lo haga.

Nunca sientes seguridad en las cosas que haces por primera vez. Y entonces no las haces nunca. Yo no voy a entrar en eso, verdad? Y a veces tienes que tener valentía. Vaya, no estás obligado, ¿verdad? Pero si tienes atrevimiento, aun con esa falta de seguridad, la vida tal vez te lleve a otras pantallas.

IRATI JIMENEZ (LABORAL Kutxa). En la novela Riomundo recogió la historia de emigrantes llegados desde Extremadura y Zamora, incluida la de su familia; en el autobiográfico Berriak jaio ginen (Surgimos nuevos), la de una generación rompedora de bertsolaris. En el documental Bidaia intimoak (Viajes íntimos) el eje era la Korrika, en Gazta zati bat (Un trozo de queso), el derecho a decidir. En Gutik zura (Nosotros y la madera) contó la historia de la madera, en Apaizac obeto la de los vascos que fueron a América a la caza de la ballena. Jon Maia ha hecho muchos y variados proyectos, pero todos ellos están unidos por una característica que nos resulta familiar en LABORAL Kutxa, y es que nosotros también, al igual que él, queremos realizar una aportación a la sociedad.

JON. Creo que no puedo entender la función del arte sin eso. No puedo entender la función del arte sin el vínculo con la sociedad y sin el sentido de transformación de la misma. Yo no hago literatura por hacer literatura. O por diversión. No me he divertido mucho cuando he escrito. Ha sido un trabajo enorme para mi. Más de cien folios ya me parece… respeto mucho más que antes el oficio de escritor desde que escribí. Me he dado cuenta de lo que hay ahí. Mantener las coherencias, los tonos, los perfiles de las personas… necesito una gran motivación para empezar en un trabajo así. Sentía que había que escribir ese libro, que debía dejarlo escrito. Tanto en el caso de Riomundo, como de Berriak jaio ginen, como de Apaizac obeto, sobre la expedición a Canadá. Porque nadie sabía apenas nada sobre ese gigantesco pasaje de nuestra historia.

IRATI (LK). Maia ha llegado cuatro veces a la final del Campeonato Absoluto de Bertsolaris de Euskal Herria. Su mejor resultado fue en 2009, haciéndose con la tercera posición. Pero fue unos años antes, en 1997, estando aún verde y siendo joven, cuando le oímos su bertso más conocido. Maia cantó a los de casa, a su familia castellanohablante, y especialmente, a su abuela y a su abuelo.

 

IRATI (LK): Aquel día, Jon Maia no se caló la txapela, pero se desprendió de varias vergüenzas.

JON. Hasta que dije que todos han cantado por mi boca me avergonzaba de mis apellidos, me avergonzaba por hablar en castellano con mi madre delante de los demás bertsolaris. Disimulaba todo eso, lo tapaba. No conocía a nadie como yo en ese mundo. Nunca había oído a un bertsolari hablar en castellano. El ambiente también era el que era. Cuando aquel día salí del armario, fue un bertso muy íntimo. Pero enseguida, casi desde aquel día, me di cuenta que se trataba de la historia de mucha gente. La reacción fue tremenda en las semanas posteriores. Y perdura hasta hoy en día.

IRATI (LK): Su manera de estar en la plaza también ha perdurado hasta hoy en día. Su renombre se debe a eso en gran medida. Hablar de su ser en su nombre, no en el de nadie más.

JON. Creo que siempre me he presentado a pecho descubierto en la plaza y que he sido muy transparente. También en las charlas que suelo dar ahora, y doy bastantes, contando en ellas mis experiencias, con la lengua, con la identidad, con la convivencia. Me abro completamente y en las charlas hablo como si estuviera ante el psicólogo, al igual que en las entrevistas. No me siento representante de nadie. Me doy cuenta de que hay cierta gente que me sigue. Pero no me siento representante de nadie, no soy parte de una estructura. Para mi soy aquel crío que un día empezó a cantar bertsos. Lo que soy lo he construido yo mismo. Con la ayuda de mucha gente. Con lo que me han ayudado, y con lo que me han enseñado y con lo que he vivido. Pero para mi son inseparables aquel crío que fui y lo que soy actualmente. Ahora da igual, “Jon Maia”, ¿ qué es “Jon Maia”? Anda por ahí… somos una canción… somos el mar… Diciendo cosas a la gente y… pero yo las digo desde mi vida y por mi boca, no le impongo nada a nadie. Intento trasladar desde lo que yo soy, y desde mi experiencia y desde mi vivencia para que podamos tener un mundo a mi entender mejor. Ni tan siquiera pienso en mi carrera. Sí, pienso que cada mes tengo que pagar el piso. Cómo no. Hago mis trabajos para eso, ¿cómo no? Pero yo siempre lo he pensado, estoy muy vinculado desde niño a esa conciencia social e intento hacer mi aportación. Voy a vivir una vez, y quiero aprovechar la vida todo lo que pueda e influir todo lo que pueda. Pero siempre de mi boca y por mi nombre. Y no espero que a todo el mundo le guste lo que hago. Creo que es una falsa ilusión.

IRATI (LK). Aun queriéndolo, difícilmente se puede lograr la conformidad de  todo el mundo. Y quien quiera estar en la plaza tiene que aprender a vivir con las opiniones de los demás. Eso también se aprende.

JON. Vivo de una manera muy expuesta. También he sufrido con la misma intensidad que he disfrutado. Ese es un fallo mío, ya que mi vida ha estado muy ligada a eso. He buscado el reconocimiento del público en muchas ocasiones. Porque cuando empecé a cantar bertsos yo pensaba en castellano. Mi concepción del bertso era muy extraña. Mi universo imaginario era diferente. Tal y como indico en el libro Berriak jaio ginen, nosotros éramos bertsolaris in vitro. Los demás habían nacido de la teta de la madre, si no era del bertsolarismo, sí de la tradición, de la lengua. Yo no. Entonces sí que he buscado la aprobación de la gente, su reconocimiento, y cuando ocurría a la inversa, lo pasaba mal, he sufrido bastante con eso. En mi vida. Pero es cierto que la piel se nos va endureciendo, respecto al miedo, que vas tomando distancia respecto a todo ello.

IRATI (LK). La isla del tesoro, clásico de Robert Louis Stevenson que nos cuenta las aventuras del joven Jim Hawkins y del pirata Long John Silver ha sido siempre uno de los libros preferidos de Jon Maia. Y podríamos decir que anida en él un espíritu aventurero que impulsa su carrera.

JON. No pienso conformarme con lo que sé. Siempre tengo ganas de hacer algo nuevo, estoy siempre abierto, muchas veces una cosa trae la otra, se me presentan ocasiones, y cuando tengo que decir sí o no ante ellas, normalmente digo que sí. Luego a veces te arrepientes, ¿verdad? Piensas ¿qué hago yo aquí, quién me ha mandado a mi meterme en este marrón? Eso o a ver cómo salgo de esto, porque siempre estás muy expuesto. Todo lo que hago es público y para el público. Siempre estás expuesto a las críticas. O al recelo de la gente. Y lo sabes, y bueno, pero a decir verdad, yo no me arrepiento. Voy a cumplir 50 años este año, y viendo cómo llego a esta época de la vida, con la oportunidad de hacer tantas cosas y viendo lo bien que me lo estoy pasando, pues no me arrepiento de nada.

IRATI (LK). Arrepentir, se arrepiente, dice, porque las meteduras de pata, los fallos, son inevitables, pero probar cosas nuevas poniendo en riesgo a menudo la seguridad, de eso no, de eso no se arrepiente.

JON. Creo que de lo contrario corres el riesgo de fosilizarte. Ese es mi pensamiento, ese soy yo. Y también un concepto tramposo de la fidelidad, ¿verdad? Tramposo para uno mismo, quiero decir. Y creo que son como jaulas de pensamiento, ¿verdad? Soy así. Parece que no puedes ser de otra manera, que no puedes cambiar: “No me arrepiento de nada de lo que he hecho”. Pues yo sí. Yo me arrepiento de muchas cosas que he hecho. No pienso que todo lo haya hecho bien. Me arrepiento de algo casi todas las semanas y hace tiempo que tomé la elección de salir de esas jaulas de pensamiento. Siempre estoy dispuesto a aprender. Siempre estoy dispuesto a aprende y siempre estoy abierto. Y luego me gusta juntarme con los que son mejores que yo. O estar con los que saben más que yo. Y delegar.

IRATI (LK). La poeta estadounidense Maya Angelou dijo que la valentía era la mejor virtud, porque hace falta valentía para ser bueno o justo o generoso. En eso Maia coincide con Maya, Jon con Angelou. Tal vez lo que deberíamos cambiar es la definición de valentía. Y ampliarla.

JON.  El concepto de valentía también puede ser más amplio de lo que se entiende normalmente. Aquí la valentía la hemos vinculado con un concepto muy masculino. Ir a luchar, no sé cómo, algo físico. Y en un momento determinado, lo más valiente, acaso, sea dar la mano a alguien. O aceptar algo que has hecho mal o pedir perdón, por qué no, por el dolor y los daños causados, eso es también ser valiente.

 

IRATI (LK). Voz entera, bonita, una trayectoria de 30 años componiendo letras para las canciones, con experiencia en los grupos Karidadeko Benta y Hezurbeltzak: Jon Maia ya contaba con experiencia musical, pero el pasado año dio un salto en ese ámbito. Con el proyecto Kantu bat gara, un disco, un libro y un espectáculo de dos horas y media.

 

JON. Para mí Kantu bat gara ha sido como un salto. He buscado que fuera un salto, porque aunque musicalmente he hecho cosas, Karidadeko Benta y Hezurbeltzak han sido apuestas para avanzar un poco por el borde del camino. Pero esta vez quería dar un salto y probar otros escenarios y también otros modos, y hemos intentado desde el principio dar cierta sensación de grandeza, actuar en sitios grandes, en lugares mayores, y para mí esto está siendo la leche. Sobre todo porque veo que la gente que viene sale diferente, con otra energía, riéndose, llorando, e intento hacer una aportación a la gente, darles una energía, un discurso optimista, buscando maneras nuevas, más innovadoras e inclusivas para definir nuestra manera de hacer.

IRATI (LK). Maia quiere socializar una idea: que los vascos hemos cambiado mucho administrativa y jurídicamente a lo largo de la historia pero que también somos algo que no ha cambiado y que ese algo está en nuestras canciones más que en cualquier otro sitio.

JON. Hemos sido de todo durante miles de años. Desde una etnia, hasta los actuales departamentos hemos sido de todo, según la guerra que hayamos perdido o ganado, según cómo nos arreglemos entre nosotros. Eso siempre ha estado en cambio o en transformación. Pero el canto es lo que siempre hemos sido, algo que proviene de hace miles de años. Y que hoy ha llegado hasta este podcast, con vida. Desde que fuimos un reino, desde que vivíamos en el neolítico, desde la república o lo que quieras, por encima o por debajo de esa forma, siempre ha perdurado nuestro canto.

IRATI (LK). Por encima de todas las guerras, conflictos, problema y malezas; por debajo de todos los cambios, transformaciones, modas y nubes; diversas canciones en euskera han perdurado a lo largo de los siglos.

JON. Uno de los ejemplos que pongo en los conciertos es la canción Bereterretxeren kantorea (El cantar de Bereterretxe). Alguien la escribió en el siglo XV, en una borda, en una borda de Zuberoa, a la luz de una vela. Eso lo podemos decir casi con seguridad. ¿Qué ha tenido que ocurrir para que esa canción se haya mantenido viva a lo largo de 600 años? Desde que la escribieron en aquella borda y le pusieron una melodía hasta mencionarla hoy aquí en Zumaia. ¿Qué ha tenido que ocurrir? Entretanto, han ocurrido guerras, invasiones, reinos, autonomía, y esa canción ha seguido viva. Alguien oiría esa canción, una persona o cientos de ellas, y luego ha llegado hasta hoy guardada en el recuerdo, recogida en el memoria, de mente a oído, y de generación en generación y de siglo en siglo. ¿Qué es eso? El secreto de nuestra existencia reside, a mi entender, en esa larga cadena (51.20)

IRATI (LK). Universales, atávicas, espirituales. Las canciones son peculiares. Y mágicas. En 10 segundos podemos empezar a llorar con una canción. Tienen un vínculo más directo con las emociones y por eso son tan poderosas.

JON. Todo lo mueve el sentimiento. Y sé que se puede matizar, por supuesto, pero el sentimiento es lo que mueve a la gente. El amor… y para eso necesitas canciones, obras de teatro, películas, para crear un relato.  Para ayudar a que la gente airee sus preocupaciones, sus sueños. ¿Dónde sino? ¿Dónde va a expresar la gente sus sentimientos? Si no tienes un escaño a tu nombre en el parlamento… ¿dónde vas a decir las cosas? Las tienes que decir en los conciertos, en la calle, en los libros, en las pantallas…

IRATI (LK). Las últimas palabras de nuestro invitado son a favor de la cultura, que es espejo de la sociedad y que le proporcionan un espejo para contemplarse a sí misma, en favor de ese frágil tejido que amalgama la cultura, las expresiones culturales y todo eso.

JON. La cultura nos proporciona otra lógica para tratar muchas cosas, no es lo mismo decir las cosas mediante canciones, o decirlas mediante libros, mediante la danza, mediante las pinturas, o manifestarlas en los informes, en las declaraciones institucionales. En lo que sea. No es lo mismo. Y yo creo que la cultura tiene una función importante, tanto a la hora de curar heridas del pasado como para representar la sociedad del futuro. Y no se le da ese lugar estratégico. Eso se ve también en los presupuestos. No se le da. Pero nosotros continuaremos. Haciendo canciones, escribiendo libros.

IRATI (LK). ¿Continuar en qué? No es fácil decirlo. Nunca es fácil saber cuál será el próximo proyecto de Jon Maia. Que será en euskera, eso seguro.

JON. Sin el euskera no soy nadie. Mi público, mi trabajo es con el euskera, en euskera, desde el euskera, al euskera. Pero, sí, continuaré en esta aventura, durante largo tiempo y a mi también me gusta no saber qué voy a hacer. Pero afortunadamente he llegado con la posibilidad de hacer cosas. El próximo año, el próximo mes, cumpliré 50 años. Ahí ando gestionando cómo digerir eso, porque me causa angustia. Quiero hacer muchas cosas y no hay tiempo para hacerlas todas, y hay un montón de ellas que quiero hacer aún. A veces demasiadas. Me entra la ansiedad. A veces siento que tengo cuarto o cinco vidas paralelas.

IRATI (LK). Por el momento, tiene entre manos el documental titulado Kastellanoak (Castellanos) y una actuación muy especial este verano, en Navarra. Este año se cumplen 500 años desde que los últimos navarros que se alzaron contra la Corona de Castilla perdieron el castillo negro de Amaiur, y están preparando un espectáculo especial, a solicitud del propio pueblo de Amaiur. Continuará de escenario en escenario con el espectáculo a lo largo de los próximos meses y luego cualquiera sabe, nos cuenta que también tiene otro disco, que tal vez se quede para siempre en un cajón. Varios son los intereses, deseos, ideas y proyectos de Jon Maia. Tantos como las olas que hemos visto desde su casa de Zumaia cuando nos hemos despedido. Él querría navegarlas todas, con la intuición al timón, en su propia embarcación, con el espíritu audaz de los aventureros.

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Información básica sobre protección de datos
Responsable
Caja Laboral Popular Coop. de Crédito protecciondatos@laboralkutxa.com
Finalidad
Envío de información periódica sobre publicaciones en el blog
Legitimación
Consentimiento (al pulsar "suscríbete")
Destinatario
Para el envío de la newsletter utilizamos un servicio para la gestión automatizada de nuestras comunicaciones por correo electrónico (MailChimp) proporcionado por una compañía estadounidense adherida al Acuerdo "Privacy Shield" entre EEUU y la UE. Puedes consultar su Política de Privacidad aquí.
Derechos
Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.laboralkutxa.com

 

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscríbete

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Información básica sobre protección de datos
Responsable
Caja Laboral Popular Coop. de Crédito protecciondatos@laboralkutxa.com
Finalidad
Envío de información periódica sobre publicaciones en el blog
Legitimación
Consentimiento (al pulsar "suscríbete")
Destinatario
Para el envío de la newsletter utilizamos un servicio para la gestión automatizada de nuestras comunicaciones por correo electrónico (MailChimp) proporcionado por una compañía estadounidense adherida al Acuerdo "Privacy Shield" entre EEUU y la UE. Puedes consultar su Política de Privacidad aquí.
Derechos
Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.laboralkutxa.com