logo-up logo-up-mobile
Acceso Banca online

«Tu esfuerzo tiene que ser mayor para demostrar lo que a un hombre se le presupone»

«Tu esfuerzo tiene que ser mayor para demostrar lo que a un hombre se le presupone»

 

Bakartxo Ruiz, parlamentaria y profesora

Nació en la capital de Navarra, al pie de la muralla del Casco Antiguo de Pamplona, en la Rochapea. Conoció tres ikastolas en sus tiempos de estudiante, la pública, Paz de Ziganda y San Fermín, y fue en la tercera, en la misma en la que estudió la expresidenta de Navarra Uxue Barkos, en la que obtuvo su primer trabajo, recién terminó sus estudios de Filología Vasca en Gasteiz. Ejerció durante doce años en ese trabajo que ama de corazón, hasta que la política llamó a su puerta. Le pidieron que participara en la recién creada coalición Euskal Herria Bildu y ejerce en la actividad política institucional desde entonces. En 2023 cumplirá doce años en el Parlamento de Navarra, tantos como los que pasó como profesora, y acaba de refrendar la palabra dada desde el inicio. Dejará la política profesional y volverá a su primera ocupación. A partir del curso que viene volverá a ser Bakartxo Ruiz, profesora de euskera.

Oye nuestro podcast y suscríbete a él en Apple Podcasts, Google Podcasts, Spotify o en la plataforma de podcasts que prefieras. Encontrarás la transcripción del capítulo en este post, editado para que te resulte legible.

BAKARTXO RUIZ. He sentido esa confianza por parte de la gente, ese cariño, y eso es reconfortante. Pasas muchas horas trabajando con mucha gente, con muchos colectivos y muchas personas, queriendo sacar las cosas adelante, a veces lo logras, otras veces no, pero es cierto que por lo general la gente suele ser muy agradecida, realmente agradecida.

IRATI JIMENEZ (LABORAL Kutxa). Bakartxo Ruiz nació en Pamplona en 1977, un día de agosto. Y se ha citado con nosotros en esa histórica ciudad, en Pamplona, donde ha vivido toda su vida salvo los cuatro años que precisó para estudiar la carrera. Profesora al principio, dedicada a la actividad política después; dicen que no son profesiones tan diferentes.

BAKARTXO. Creo que hay muchas similitudes y lo he señalado muchas veces. Por una parte, y lo digo a menudo en medio broma, que, en cierta manera, estar en el parlamento no es tan diferente si se compara con trabajar con jóvenes adolescentes. Y algunas personas se ríen. Se ríen, pero la realidad es que en verdad lo he sentido así y que así lo siento en muchas ocasiones. No voy a volver tan desentrenada, eso por una parte. Y luego hay grandes similitudes. La necesidad de aprender a diario. Tener que dar la cara todos los días por temas nuevos y aprender enormemente de los demás. Tanto del alumnado como de la clase política.

Seguramente es más satisfactorio trabajar con el alumnado, porque se ven los resultados, si no es de manera tangible sí al menos intangible, cosa de lo que muchas veces te das cuenta cuando han transcurrido muchos años, pero los resultados están ahí. Algunos alumnos, por ejemplo, que a los 14 años no hablaban ni media palabra en euskera y que de allí a algunos años, diez años después, cuando te los encuentras por la calle, con la cuadrilla, ya que a menudo mantienen sus amigos de la infancia, los ves que viven en euskera con naturalidad y resulta muy satisfactorio. O si con un recorrido educativo complicado, si están viviendo un momento personal y emocional difícil, como es normal en los adolescentes, y ver que en un determinado momento fuiste capaz de ayudar o de dar confianza, y que tal vez en ese momento no te diste cuenta de lo importante que era una palabra, una conversación, o facilitar ayuda de no sé qué tipo, y cuando a los dos años ese mismo alumno te dice qué importante fue aquello, me produjo un cambio de chip. Pequeñas transformaciones, personales, y luego creo que la de Galeano, ¿no? Pueden producirse transformaciones también mediante muchas pequeñas cosas

IRATI (LK). Para mucha gente la enseñanza puede resultar algo pequeño en comparación con la política. No en cambio para nuestra invitada. Ha tenido ganas, ilusión y vocación de ser profesora desde pequeña.

BAKARTXO. Existen también otras profesiones que son muy vocacionales y siempre he pensado que el mundo educativo es la mayor maravilla. Los médicos también lo dirán. Bueno, también tiene lo suyo, ¿no? Pero desde el punto de vista del servicio público trabajar con adolescentes es muy-muy satisfactorio, mucho más que el mundo de la política, sin lugar a dudas. Y como en todos los ámbitos, hay buenos y malos momentos, pero todos los días se aprende algo y eso es muy-muy importante para mí. Y cuando conoces a los adolescentes con 14-15 años hasta que cumplan los 18, que ha sido la franja de edad que me ha tocado a mí, se aprende mucho de ellos y también de una misma. Cómo influir en su proyecto de vida y en su recorrido educativo para avanzar, cómo impulsar las pequeñas transformaciones tanto en el mundo educativo como la aportación que puedes realizar metodológicamente en el desarrollo de los alumnos, sabiendo que no eres más que una colaboradora en la relación con los padres y madres, hacer una aportación también en un proyecto como la ikastola, desde el punto de vista de la promoción de la lengua… pueden hacerse muchas cosas nuevas todos días, y eso es muy satisfactorio para mí.

IRATI (LK). Algunos, dice ella, no se lo creen hasta que lo oyen o lo leen, pero ella siempre ha tenido claro que la política profesional sería una época en su vida y no algo para siempre. Vive esa transición con gran naturalidad, sin ningún drama.

BAKARTXO. En política a veces tendemos a pensar que los proyectos políticos o los de cualquier otro campo son también colectivos y finalmente las personas realizan una aportación personal, pero resulta muy triste y eso también se ve en política, que cuando se construye un proyecto las bases que tiene ese proyecto en torno a una persona son muy débiles. Y finalmente suele haber grandes dificultades para impulsar las transformaciones, y para arraigar y consolidar efectivamente los proyectos. Yo le doy un gran valor a eso. Siempre dicen que tiene que ser algo que va de abajo a arriba, que los proyectos tienen que ser cada vez más horizontales y creo que es importante concienciarse bien de ello. Que nadie se sienta más importante que nadie. Y que en algunos grupos de trabajo algunas personas asumen algunas responsabilidades, pero que eso finalmente se acuerda y que hay oportunidad de cambiar, y que hay relevos. Y creo que eso no es tan habitual en política y que tenemos que tender a ello.

IRATI (LK). No tenemos dudas sobre ello, en tanto que cooperativa de crédito; estamos seguros que a la actividad política también le beneficiaría dar más importancia al trabajo en grupo. Y creemos que no generará ningún perjuicio a nivel personal.

BAKARTXO. La política institucional tiene también su lado bueno y para mí también ha supuesto un gran honor. He conocido mucha gente, me ha dado la ocasión de aprender mucho, siento que a veces hemos hecho cosas bonitas y que hemos sido capaces de sacar adelante temas orientados a la sociedad, y que en eso también he puesto mi granito de arena. Pero es cierto que no todos los aspectos son positivos y que es un mundo agotador, de gran presión, en el que una no se puede quitar la actualidad de la cabeza ni por un solo día. Tienes que vivir pendiente de la noticia de última hora y eso también cansa.

IRATI (LK). No es fácil amoldarse bien a la política institucional. Hay que saber vivir con la frustración, porque el proyecto individual propio difícilmente se lleva a cabo de inicio a fin, hay que saber vivir con la responsabilidad, porque las cuentas públicas son importantes, y hay que saber convivir con la visibilidad. Porque al igual que el trabajo de la profesora, es un trabajo que también se lleva a cabo en público.

BAKARTXO. Siempre he dicho que he tenido una suerte inmensa, porque no he tenido ninguna mala experiencia reseñable, nadie ha venido insultándome por la calle o a recriminarme de malas maneras. Pero es cierto que tienes que dar la cara ante la gente y que la gente siempre tiene algo que decir y que la mayoría de las veces suele ser algo bueno y que cuando vas en autobús la gente te reconoce y te saluda, de buenas maneras, pero es cierto que se pone en juego una parte de tu vida privada, y que sentir esa responsabilidad sobre tus espaldas no es fácil en algunos momentos. Porque actuarías de otro modo en otros contextos y no lo haces porque ya no eres Bakartxo Ruiz Jaso ciudadana de a pie de la Rochapea y porque detrás de tu nombre tiene que haber unos valores, porque hay una marca y porque lo que puedas hacer se vincula también a eso.

IRATI (LK). ¿Cómo puede llevar bien una misma esa presión? Nuestra invitada nos indica que es importante que cada cual se conozca a sí misma.

BAKARTXO. Creo que he sido siempre muy consciente y que eso me ha ayudado enormemente tanto en la enseñanza como en la política, un conocimiento objetivo de una misma, ser lo más objetiva posible. Y eso se aprende con el tiempo. No soy nada ególatra. No soy, no sé cómo decirlo, nadie que crea que es mejor que nadie. Pero tengo autoestima, la tengo. Y particularmente porque sé muy bien o porque creo saber qué cualidades tengo, qué soy capaz de hacer, y especialmente en qué no soy buena y qué no soy capaz de hacer, o qué no me gusta o qué me cuesta mucho más. Entonces, bueno, si eres honesta contigo misma, y si eres consciente de algunas de tus debilidades, también tendrás algunas fortalezas, a lo largo de la vida intentas mejorar en las debilidades, si es que tenemos interés en mejorar. Soy muy mala en dibujo y eso no supone un drama en mi vida, pero si tienes interés en algunas cosas y eres consciente, también eres buena en algo y tienes cualidades, y eso te ayuda para avanzar y para tener confianza en ti misma. Y la autoestima tampoco es igual todos los días y metes la pata, pero cuando metes la pata también te sirve para no flagelarte a ti misma, para hacer un ejercicio contigo misma y continuar adelante, y yo al menos tengo esa suerte y eso es muy importante.

IRATI (LK). Importante porque, entre otras cosas, la política ya tiene dificultades propias para cualquiera y tiene dificultades extra para las mujeres. Respecto a los méritos y aptitudes de cada cual, la atención, el reconocimiento y el prestigio que acompaña a los hombres las mujeres sólo lo consiguen –cuando lo consiguen– con mucho esfuerzo.

BAKARTXO. Las mujeres necesitamos más tiempo para ser tenidas en cuenta, se necesita más tiempo. Mucho más… parece un tópico pero la realidad es esa, tu esfuerzo tiene que ser mucho mayor para demostrar lo que a un hombre se le presupone.

IRATI (LK). Lo que se le reconoce sin pruebas, y a nosotras se nos piden pruebas, pruebas y más pruebas.

BAKARTXO. Eso es. Tienen que pasar años para tener cierto reconocimiento, y ahora que vivimos en la época de las redes sociales me llama tremendamente la atención la crítica política, que todos recibimos, y no tengo problema en recibir críticas y opiniones contrarias, pero a menudo esas opiniones van muy unidas al físico y vinculadas a insultos muy-muy machistas y no sé si se puede tolerar que ejerciendo en la política el peor insulto sea ‘fea’, ‘orco’ o algo de ese estilo, algo que mis compañeros masculinos no reciben.

IRATI (LK). Hasta 1978 las mujeres no podían crearse su propia cuenta corriente en la Euskadiko Kutxa de aquel tiempo. En la actualidad, en LABORAL Kutxa son más las mujeres socias que los hombres socios, si vamos a los puestos directivos se ve que la brecha de género se está cerrando y ahora casi el 40 % son mujeres, y en nuestro máximo órgano de dirección las mujeres y los hombres son mitad y mitad. Somos la única entidad financiera de todo el Estado que cuenta con un Consejo Rector paritario. Que la historia avanza, en suma. También en política. Cuando se constituyó el Parlamento de Navarra, en 1979, de 50 parlamentarios 2 eran mujeres y hoy lo son más de la mitad.

BAKARTXO. Si miramos con retrospectiva se han dado pasos en la participación política de las mujeres. Y en ese punto no podemos negar que el sistema de cuotas, y que las listas cremallera y las leyes en favor de la paridad han resultado imprescindibles. Por desgracia. Pero que han sido imprescindibles. Y sin eso ni yo ni muchas de las mujeres que en estos momentos estamos en el parlamento nos hubiéramos dedicado a esto.

IRATI (LK). Lo que dicen los contrarios a los sistemas de cuotas, “y vendrá cualquiera…”, “vendrá alguien que no valga”… y eso se ha probado…

BAKARTXO. Pero eso en el caso de los hombres… siempre ha habido hombres y nunca nadie ha planteado…

IRATI (LK). Eso es…

BAKARTXO:…si valían o no valían. Entonces, si hay que meter obligatoriamente a las mujeres, el prejuicio será acaso que no valdrán. Y que estarán o no estarán en una lista dependiendo de sus genitales. Me gustaría que fuera de otro modo, pero creo que, desgraciadamente, leyes así son imprescindibles para poder garantizar la participación de las mujeres. Pero en este momento me parece también que ha habido una evolución para sentir a más de la mitad de la población de la sociedad representada, y aunque los hombres me han representado bien en muchas ocasiones, está muy bien que las mujeres también lleguemos a primera fila, y veo con naturalidad estar a la par de los hombres, y creo que en este momento es la primera vez en que en el Parlamento de Navarra hay más mujeres que hombres.

IRATI (LK). A ella, hace una decena de años, según cuenta, no le dieron demasiada opción, o al menos tiempo, para decidir si dar el salto o no a la política institucional.

BAKARTXO. Y acaso mejor. No haber tenido mucho tiempo. Para sostener la negativa. Cuando me retrotraigo en el tiempo pienso que si lo hubiera sabido tal vez mi respuesta habría sido negativa, así que me alegro porque no tuve opción para decir que no.

Cuando estás en algo, o lo haces con total compromiso o si no yo no valgo para andar con superficialidades. Y cuando tienes ilusión y compromiso, haces lo que te toca. Y en el plano profesional igual. La enseñanza requiere también mucho compromiso. Y si no tienes ese compromiso, vas a sufrir. Tienes que creer en un proyecto. Tienes que creer que tu proyecto es importante y que puedes hacer una aportación.

IRATI (LK). Hemos querido saber qué ha aprendido en esa vía, en la de la práctica política, esta profesora.

BAKARTXO. Pues he aprendido que se puede tener una muy buena relación con gente de muy diferente ideología. Eso también será un tópico y habrá quien no se lo creerá del todo, pero es cierto. He aprendido a lograr acuerdos y a tener cintura o mano izquierda… a actuar con más flexibilidad y a esforzarte por acercarse a los demás desde aquello que tú defiendes, y a replantearte o cuestionar algunas cosas que tenías muy claras y dabas por muy seguras, cambiando de opinión. También he aprendido eso. Y he aprendido que… he trabajado en grupo, en la ikastola también lo he hecho así, y el valor y la importancia de los compañeros de trabajo es indispensable y evidente. Pero también que en política debemos alejarnos de los personalismos, y que a la postre somos los grupos y los colectivos formados por hombres y mujeres los que avanzan. Y en los proyectos políticos junto con otros compañeros, es decir, pensando de manera colectiva.

IRATI (LK). Bakartxo Ruiz volverá a las aulas el próximo curso habiendo aprendido todo eso. Dice que tiene ganas. Aunque en los primeros días de clase, como todos sabemos, todo el mundo se pone un poco nervioso.

BAKARTXO. Sentir ahora un poco de vértigo no es malo. Siempre he sido muy temeraria. Y en el parlamento también hice entonces una especie de aterrizaje forzoso. Me veo preparada, tras esta experiencia de doce años me veo capaz de enfrentarme a cualquier cosa. Eso lo tengo muy claro. Me da algo de vértigo pero también tengo ganas.

IRATI (LK). Bakartxo Ruiz volverá con la experiencia parlamentaria de doce años al trabajo que dejó también hace doce años. Con un poco de vértigo, con ganas e ilusión. Con la sensación de enfrentarse a cualquier cosa y eso no es una mala actitud. Acaso no queremos decir nada más que eso cuando hablamos de empoderamiento desde el punto de vista del feminismo. Sentir eso mismo, que somos capaces de enfrentarnos a los retos, compartiendo responsabilidades con los compañeros y aprendiendo lo que no sabemos. Si tenemos que elegir una lección, diríamos que eso es lo que hemos aprendido hoy con esta profesora.

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Información básica sobre protección de datos
Responsable
Caja Laboral Popular Coop. de Crédito protecciondatos@laboralkutxa.com
Finalidad
Envío de información periódica sobre publicaciones en el blog
Legitimación
Consentimiento (al pulsar "suscríbete")
Destinatario
Para el envío de la newsletter utilizamos un servicio para la gestión automatizada de nuestras comunicaciones por correo electrónico (MailChimp) proporcionado por una compañía estadounidense adherida al Acuerdo "Privacy Shield" entre EEUU y la UE. Puedes consultar su Política de Privacidad aquí.
Derechos
Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.laboralkutxa.com

 

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Suscríbete

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Información básica sobre protección de datos
Responsable
Caja Laboral Popular Coop. de Crédito protecciondatos@laboralkutxa.com
Finalidad
Envío de información periódica sobre publicaciones en el blog
Legitimación
Consentimiento (al pulsar "suscríbete")
Destinatario
Para el envío de la newsletter utilizamos un servicio para la gestión automatizada de nuestras comunicaciones por correo electrónico (MailChimp) proporcionado por una compañía estadounidense adherida al Acuerdo "Privacy Shield" entre EEUU y la UE. Puedes consultar su Política de Privacidad aquí.
Derechos
Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.laboralkutxa.com