Estás usando un navegador obsoleto

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

logo-up logo-up-mobile
Acceso Banca online

¿Cómo funciona el reconocimiento facial?

¿Cómo funciona el reconocimiento facial?

Películas como Blade Runner, Minority Report o Inteligencia Artificial ya adelantaban que, en el futuro, nuestro rostro podía servir como documento de identidad y valernos para pagar y abrir puertas o para que nos abordaran con publicidad a nuestro paso por un comercio.

Pues bien, parte de ese futuro ya ha llegado y hoy día el reconocimiento facial es una realidad tangible que LABORAL Kutxa ya ha implementado en su Banca Online para dispositivos con esta funcionalidad. ¿Quieres saber qué es y cómo funciona esta tecnología que parecía ciencia ficción hasta hace bien poco? Te lo contamos.

Reconocimiento facial, una tecnología de hace más de medio siglo

El reconocimiento facial es un sistema que permite la identificación de una persona mediante el análisis de las características biométricas de su rostro, cosas como la distancia entre los ojos o el tamaño de la cabeza, por ejemplo. Aunque los primeros pasos se dieron allá por los años 60 del siglo pasado, ha sido durante esta última década cuando se ha comenzado a tomar en serio su desarrollo. Hasta ahora el desarrollo tecnológico hacía que con una simple fotocopia fuese posible saltarse estas medidas de seguridad. Pero, las cosas han cambiado.

¿La intención? Que esta tecnología forme parte de nuestro día a día en todos los ámbitos imaginables.

Para que un software de reconocimiento facial funcione tiene que pasar varias fases:

 ¿Para qué se usa el reconocimiento facial? El caso chino

El facial no es el único tipo de reconocimiento basado en características biométricas que está experimentando un gran impulso. También existen sistemas que leen las huellas dactilares o el iris, pero el reconocimiento facial está en auge y hay países que apuestan fuerte por él. La gran diferencia del reconocimiento facial de otras medidas biométricas radica en que se puede medir a distancia, con todo lo bueno y lo malo que eso tiene. No hace falta que acerquemos al lector nuestro ojo o nuestro dedo: cualquier cámara situada en la calle podría identificar y situar a un sujeto.

Todas las tecnologías tienen luces y sombras: la misma radiación nuclear que utilizada en radioterapia de forma dosificada y controlada puede curar un cáncer, es la que causa estragos en una bomba atómica. Lo mismo ocurre con el reconocimiento facial, que es muy útil para identificarnos a la hora de acceder a nuestro ordenador o nuestro móvil, pero puede implicar peligros en las manos equivocadas.

Quizá el caso más significativo sea el de China, el país-continente en el que podemos encontrar estos ejemplos de uso que han hecho saltar las alarmas en las asociaciones que defienden los Derechos Humanos. La extensión de esta tecnología pone en manos de una dictadura autoritaria un poder inmenso:

Otros casos son en principio más benignos:

Operaciones telefónicas, de compra o bancarias por la cara

Mientras todo eso ocurre en China, Occidente intenta despegar en el uso de esta tecnología, y lo está haciendo a pasos agigantados. Los dispositivos móviles, Apple ya han incorporado sistemas de reconocimiento facial para desbloquear los móviles.

El reconocimiento facial en el iPhone X, denominado Face ID es, según Apple, más seguro que el uso de la huella dactilar, que ya ofrecía suficientes garantías de seguridad. De ahí que la clientela de LABORAL Kutxa ya pueda usarlo con sus dispositivos Apple de última generación.

Así, al igual que está sucediendo en China, es posible que en un futuro no demasiado lejano las tarjetas de crédito dejen de existir y podamos operar en los cajeros automáticos de nuestras entidades bancarias “por la cara”… o sea, gracias al reconocimiento facial.

El sistema es tan seguro que no sirve por ejemplo que pongan nuestro móvil delante de la cara mientras estamos dormidos: el sistema sabe si estamos mirando o no a la cámara. Lo mismo ocurre si ponen una foto delante, pero, eso sí, no podrá distinguir entre dos gemelos homocigóticos.

Android aún carece de un sistema unificado. Cada fabricante interesado se ha visto obligado a añadir una capa propia por su cuenta. Eso sí, se prevé que la próxima versión de Android lo incorpore de origen, y con ello se extienda esta tecnología en el sistema operativo de móviles más extendido del mundo. Ahí estará también LABORAL Kutxa.

¿Adiós a los documentos?

Dicho esto, el campo que tiene por delante el uso de esta tecnología es amplísimo y, puede acabar con muchos documentos hoy imprescindibles: es posible que nuestra cara se convierta en nuestro DNI, que pueda sustituir al pasaporte; que sea nuestra tarjeta sanitaria y nuestra tarjeta de crédito o nuestro carnet de conducir. Se sabrá “por la cara” si nuestro vehículo está asegurado, podremos operar con cajeros y banca online solo con nuestro rostro, podremos sacar entradas para el cine, teatro o cualquier otro espectáculo e incluso hacer la compra y que nos la envíen a casa. Por poner solo unos ejemplos.

¿Y la publicidad?

Uno de los sectores que espera beneficiarse en mayor medida del uso de los sistemas de reconocimiento facial es el publicitario. Y más allá, el empresarial y el de servicios, claro. Se trata de adaptar la publicidad a cada usuario o usuaria. ¿Cómo? Mediante un sistema de pantallas capaz, por ejemplo, de reconocer a quien ya haya comprado alguna vez un determinado producto o en un determinado lugar; o capaz de detectar las necesidades y preferencias de cualquier cliente al entrar a un comercio, para así poder ofrecerle lo que más le pueden interesar. Ejem… o probablemente lo que más le interese venderle al anunciante.

El futuro ya está aquí. Por nuestra parte haremos todo lo que esté en nuestra mano para que esta tecnología se use solo para facilitarte la vida sin que renuncies a tu privacidad.

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Información básica sobre protección de datos
Responsable
Caja Laboral Popular Coop. de Crédito protecciondatos@laboralkutxa.com
Finalidad
Envío de información periódica sobre publicaciones en el blog
Legitimación
Consentimiento (al pulsar "suscríbete")
Destinatario
Para el envío de la newsletter utilizamos un servicio para la gestión automatizada de nuestras comunicaciones por correo electrónico (MailChimp) proporcionado por una compañía estadounidense adherida al Acuerdo "Privacy Shield" entre EEUU y la UE. Puedes consultar su Política de Privacidad aquí.
Derechos
Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.laboralkutxa.com

 

Deja un comentario


Suscríbete

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Información básica sobre protección de datos
Responsable
Caja Laboral Popular Coop. de Crédito protecciondatos@laboralkutxa.com
Finalidad
Envío de información periódica sobre publicaciones en el blog
Legitimación
Consentimiento (al pulsar "suscríbete")
Destinatario
Para el envío de la newsletter utilizamos un servicio para la gestión automatizada de nuestras comunicaciones por correo electrónico (MailChimp) proporcionado por una compañía estadounidense adherida al Acuerdo "Privacy Shield" entre EEUU y la UE. Puedes consultar su Política de Privacidad aquí.
Derechos
Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información adicional
Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.laboralkutxa.com

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar, analizar tu navegación, mostrar publicidad, así como anuncios basados en tus intereses. Si sigues navegando por las web consideramos que aceptas su uso.
Más información en nuestra Política de Cookies.