Cómo organizar las finanzas en pareja

Cómo organizar las finanzas en pareja

3 min.

Cómo organizar las finanzas en pareja

Ahora que llega San Valentín, es el momento de regalar a nuestra pareja una caja de bombones, un ramo de flores, una visita al spa o una cena en un buen restaurante. Pero más importante que los obsequios es gestionar las finanzas juntos. Una auténtica muestra de amor y confianza. Porque no hablar de dinero es un error entre las parejas. Un tema tabú que se ha convertido en mito y que puede acabar deteriorando la relación. Si el amor se termina a la vez que el dinero significa que no hemos hecho las cosas bien. Y eso es cosa de dos.

Aquí van unos cuantos consejos para organizar las finanzas conjuntamente:

Habla sobre dinero con tu pareja

La comunicación es esencial en una relación, también en asuntos económicos. Conviene empezar por lo básico: cuánto gana cada uno. Debéis ser sinceros para evitar futuros problemas y malentendidos. Es recomendable fijar objetivos comunes, como comprar una casa, cambiar de coche o viajar, para que vuestros intereses discurran en sintonía.

Mantened cuentas conjuntas y un presupuesto común

Las parejas que comparten gastos son más felices que las que no lo hacen, y las que tienen cuentas conjuntas duran más que las que gestionan el dinero individualmente, según un informe del Centro de Investigación de la Familia y el Matrimonio en Estados Unidos. Así que es aconsejable tener una cuenta bancaria común a nombre de los dos y que ambos hagan aportaciones. Esa podría ser la cuenta de la casa, con la que pagar los gastos comunes como electricidad, agua, comida, internet y televisión.

Cuentas separadas para el ocio particular

Pese a la vida en común y los gastos que conlleva, cada uno necesita su propio espacio con las aficiones personales. Si se pagan con la cuenta conjunta, puede provocar discusiones. ¿Por qué te gastas tanto en videojuegos si yo invierto mucho menos en música? La solución es que cada uno tenga su propio presupuesto para este tipo de gastos individuales para el ocio.

Esta decisión conlleva otro beneficio: ambas personas gastarán menos dinero en caprichos y comprarán menos cosas innecesarias. Al tener una cuenta común y un presupuesto menor para sus pasiones, reflexionarán más a la hora de adquirir productos por placer y reducirán el consumismo.

¿Cuánto debería aportar cada uno?

Decidir cuánto dinero debe aportar cada miembro de la pareja a la economía familiar es una de las cuestiones más importantes para evitar conflictos. A priori, parece que lo evidente sería que cada uno aportara la misma cantidad, pero eso depende de sus ingresos. Lo ideal es que la proporción se adapte al salario para que resulte equitativo y no perjudique al de menos ingresos. El porcentaje puede calcularse para cada gasto y así un miembro no se verá demasiado ahogado mientras el otro debe privarse de ciertas inversiones. Hay que hacer ajustes para lograr un equilibrio justo sin provocar enfados.

A modo de resumen, estas son las ventajas y desventajas de tener una cuenta conjunta.

Ventajas de tener una misma cuenta

  • Promueve la transparencia.
  • Fomenta la confianza.
  • Simplifica el pago de todas las cuentas y evita calcular cuánto le corresponde a cada uno.
  • Reduce las posibilidades de encontrarse con "sorpresas desagradables" en relación a los gastos hechos por el otro.
  • Los excedentes pueden guardarse automáticamente en un fondo de emergencia, destinado al ahorro o a la inversión en activos.
  • Si un miembro fallece, la pareja seguirá teniendo acceso a los fondos de manera inmediata.
En LABORAL Kutxa no disponemos de cuentas destinadas a parejas, ya que todas nuestras cuentas pueden tener uno o varios titulares. Sus condiciones no varían en función del número de titulares, así que sólo debéis elegir la que mejor se adapte a vuestras necesidades: Ahorro Click &, Cuenta Vivienda o Cuenta Max. Tanto para abrirla como para cerrarla es necesario que lo hagan ambos titulares, aunque si ya sois clientes podéis hacerlo online. Desgraciadamente, si decidís concluir vuestra relación, sí que debéis acudir personalmente a la oficina para cerrar la cuenta.

 


¿Cuál es tu reacción?