Estás usando un navegador obsoleto

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

logo-up logo-up-mobile
Acceso Banca online

¿Qué decimos en internet sobre la compra de productos de consumo duraderos?

Productos de consumo duraderos - Infografía

En LABORAL Kutxa nos interesa saber qué opina la gente sobre los temas clave de la vida diaria. ¿Cómo nos imaginamos nuestra vivienda ideal? ¿A qué dedicamos el tiempo libre? ¿Estamos satisfechos con productos bancarios tan importantes como la hipoteca? Para obtener las respuestas, acudimos periódicamente a internet, el gran espacio de información y relación actual. Estas últimas semanas lo hemos vuelto a hacer, hemos analizado un gran número de opiniones -más de 3.800- sobre productos de consumo duradero como coches, electrodomésticos o tecnología. Y esto es lo que hemos aprendido.

Queremos buen precio y buenos productos

El estudio lo deja claro: esperamos encontrar nuestros productos favoritos a un precio ajustado en relación a sus características técnicas. Las características que más nos importan son las siguientes: novedad (24%), exclusividad (20%), diseño (16%), durabilidad (12%), asequibilidad (10%), rentabilidad (9%), diversión (9%). Suena como una actualización del lema “bueno, bonito, barato”, pero lo cierto es que cuando obtenemos productos duraderos lo deseamos todo: buen precio, novedad y exclusividad.

¿Qué nos lleva a adquirir un producto?

¿Por qué elegimos uno u otro? El 70% de las personas cuyas opiniones hemos analizado declaran sentirse motivadas por valores o servicios que van más allá de las características de producto. Ante productos similares, hay cinco razones que motivan la compra de uno u otro producto: valores asociados a la marca, servicio de atención al cliente, consejos de amistades y familiares, valores de responsabilidad social y garantía.

¿Y por qué decidimos no comprarlo?

La mayoría de consumidoras y consumidores declaran ser prácticos y antes de comprar nada se cuestionan el uso que le darán. “¿Me lo puedo permitir?”, eso es lo primero que se pregunta un 30% de consumidoras y consumidores antes de adquirir un producto. El 26% analiza si realmente lo necesita y el 24% afirma valorar razones éticas y ecológicas –“¿contamina?”, “¿por quién y en qué condiciones está fabricado?”-. Por último, el 20% se plantea si será capaz de amortizar el producto, es decir, si le sacarán partido con el tiempo. El mismo porcentaje de personas que creen que los fabricantes programan el fin de la vida útil del producto y afirman que esta obsolescencia programada mina la credibilidad de compra.

El mercado de segunda mano gana posiciones

Internet demuestra que el comercio alternativo es cada vez más popular y que los mercados de segunda mano se posicionan como primera opción de compra. Pero también están en auge otras opciones como el comercio ecológico, el comercio de cercanía, el comercio justo, el renting, el alquiler y el DIY (Do it Yourself o Hágalo Usted Mismo). Las conversaciones de internet muestran cada vez más interés por el comercio de cercanía, la conciencia ecológica y la responsabilidad social.

La edad, clave para valorar los productos

En la adolescencia, el uso de productos tecnológicos está asociado a la sensación de pertenencia a un grupo. Para las personas más jóvenes, productos como ordenadores, tablets, teléfonos inteligentes o videoconsolas son algo más que productos, también son símbolos generaciones. Fuera de ese rango de edad, la satisfacción por la compra de un producto tiene que ver con aspectos más tradicionales o ideológicos como la calidad (el 50% la mencionan), la durabilidad (30%) o la eco-sostenibilidad 20%.

No solo consumimos, también prosumimos

Internet ha transformado el modo en el que consumimos. Ya no solo compramos, sino que podemos dejar nuestra opinión en todo tipo de medios sociales e influir en otras personas. Los prosumidores y prosumidoras tienen un rol cada vez más influyente dentro de los foros y comunidades por su grado de especialización: critican o alaban un producto, analizan rigurosamente cada detalle, influyen en la elección de compra de terceras personas, y les aconsejan con sus dudas.

Otro público a tener en cuenta son los fans de determinados productos, que hacen recomendaciones con entusiasmo combinando lo emocional y lo técnico. Defienden sus producto favoritos a ultranza en las redes sociales, confiesan aguantar colas interminables para conseguir la compra deseada y se muestran muy comprometidos con la comunidad. En el extremo contrario están los “trolls”, que rara vez se declaran así, pero que buscan provocar de manera intencionada a otras personas creando controversias y debates sin sentido y desacreditando las marcas.

El lugar donde compramos dice mucho de la propia compra

Nuestro estudio refleja que los centros comerciales ofrecen un amplio abanico de productos y mayor capacidad de elección, mientras que las tiendas locales se eligen por compromiso social y por razones sentimentales o emocionales. Comprar en internet, además de ser más barato y fácil, ofrece muchas ventajas, ya que los productos llegan pronto y se trata de un entorno moderno, visual y gráfico para las compras. En los centros turísticos, por último, la mayoría de las compras se hacen por impulso y porque existe una predisposición a gastar dinero.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Suscríbete

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar, analizar tu navegación, mostrar publicidad, así como anuncios basados en tus intereses. Si sigues navegando por las web consideramos que aceptas su uso.
Más información en nuestra Política de Cookies.