Estás usando un navegador obsoleto

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

logo-up logo-up-mobile
Acceso Banca online

Tipos de contratos: Contratos para la formación el aprendizaje

Tipos de contratos: Contratos para la formación el aprendizaje

Empezamos con el contrato indefinido, seguimos con el de tiempo parcial y hoy desgranamos las características de otro de los 42 tipos de contrato que ofrece la legislación española: el de Formación y Aprendizaje. Este contrato, pensado para promocionar el empleo entre la juventud en tiempos de crisis y fomentar su inserción laboral y busca que las personas trabajadoras adquieran una formación profesional específica mediante un sistema teórico-práctico. Así, reciben formación práctica en el propio puesto de trabajo; y además, formación teórica en un centro de enseñanza colaborador con los servicios de empleo competentes. Su objetivo es que las personas jóvenes cobren por trabajar y adquieran la experiencia que les resultará indispensable para progresar en su vida profesional.

Principales características del contrato de Formación y Aprendizaje

Pocos requisitos y muchas ventajas para las empresas

Las empresas interesadas apenas deben cumplir un par de requisitos: no tener deudas con la Seguridad Social ni con Hacienda, y no haber sido sancionadas. Y reciben múltiples ventajas a cambio de realizar estos contratos obtienen múltiples ventajas. Por ejemplo, el coste de Seguridad Social es de 0 euros (si hablamos de una compañía de más de 250 trabajadores, la reducción no será del cien por cien, sino del 75%). Igualmente, se le bonificará el cien por cien de los costes de la formación teórica vinculada al contrato.

Contrariamente a lo que sucede con otros contratos bonificados, la empresa no está obligada a la empresa a mantener a la persona que ha contratado en su puesto de trabajo y, si finaliza el contrato, no debe devolver ninguna bonificación. Y un dato muy importante: si a la conclusión del contrato de Formación y Aprendizaje éste se transforma en un contrato indefinido, la empresa disfrutará de una bonificación en las cuotas a la Seguridad Social de 1.500 euros anuales durante tres años. Si, además, la beneficiaria del contrato es una mujer, la bonificación será de 1.800 euros anuales durante el mismo período, tres años. Ah, y no hay límite para estas contrataciones, aunque no conviene abusar y es recomendable que cada tutor no tenga más de tres jóvenes cuyo trabajo y formación tenga que supervisar.

Una última cosa: las personas autónomas también puede contratar con esta modalidad a sus hijos e hijas como trabajadores y trabajadoras por cuenta ajena, independientemente de que convivan o no en la misma casa. Tendrán los mismos derechos, o sea una reducción del cien por cien de la Seguridad Social e, igualmente, una bonificación del cien por cien de su formación. También se pueden contratar otros familiares que ni convivan ni estén al cargo de la persona contratante y tendrán el mismo derecho a estas ayudas, siempre que sean personas autónomas sin asalariados a su cargo.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Suscríbete

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar, analizar tu navegación, mostrar publicidad, así como anuncios basados en tus intereses. Si sigues navegando por las web consideramos que aceptas su uso.
Más información en nuestra Política de Cookies.