Estás usando un navegador obsoleto

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

logo-up logo-up-mobile
Acceso Banca online

¿Qué se dice en internet sobre el consumo de productos culturales?

Infografía consumo de productos culturales

Internet se ha convertido en una parte tan fundamental de nuestras vidas que hoy día es imposible pensar en analizar qué opinión tenemos de cualquier asunto sin analizar qué se dice en la Red. Es lo que hacemos en LABORAL Kutxa periódicamente sobre temas tan diversos como los servicios de banca digitales, la práctica del deporte amateur, la familia, la vivienda o la compra de electrodomésticos y otros grandes bienes de consumo. Este mes, el tema que hemos elegido a sido la cultura. ¿A qué clase de eventos nos gusta asistir? ¿Qué contenidos preferimos? Estas son nuestras conclusiones después de analizar más de 4.300 opiniones recogidas en internet.

La cultura, una manera de evadirnos de lo cotidiano

Un 71% de las personas cuyas opiniones hemos analizado expresan que, a través de la cultura, buscan evasión de lo cotidiano. Y lo hacen de dos maneras distintas. La mayoría, un 67%, de forma receptiva, es decir, asistiendo a conciertos, yendo al cine o disfrutando de un espectáculo teatral, por ejemplo. El resto, un 33%, de forma proactiva, o lo que es lo mismo, elaborando contenidos culturales y artísticos, formando parte de un grupo de baile o tocando en un grupo de música.

¿Qué clase de contenidos buscamos?

A nuestro alrededor, el abanico de actividades relacionadas con la cultura es amplísimo, por lo que hemos querido saber qué es lo que más interesa a la gente. El 43% dicen sentir interés por las tendencias y la actualidad culturales (música, cine, danza, teatro, etcétera). A un 35% le gusta documentarse sobre culturas exóticas, y sobre formas de vida pertenecientes a otras épocas u otras sociedades. A un 22% lo que realmente le gusta es el campo del pensamiento y la reflexión, y los temas relacionados con la ciencia y la filosofía.

¿Queremos pasarlo bien o ser personas famosas?

Ambas cosas, a juzgar por las conclusiones de nuestro estudio. Cuando hemos indagado para saber cuáles son los anhelos principales que nos mueven a formar parte del mundo de la cultura de forma proactiva, hemos descubierto que el objetivo principal es crear contenidos humorísticos (memes, chistes, etcétera), pasarlo bien y ganar dinero. Pero la fama es un objetivo aspiracional para mucha gente.

¿Qué clase de espectáculos nos gustan?

Los festivales musicales son las manifestaciones culturales más comentadas en las redes por los usuarios. Un 27% dicen que son sus espectáculos favoritos, seguidos del cine (20%), los conciertos (19%), el teatro (15%), las ferias (11%) y las exposiciones (8%). Eso sí, algunas personas se quejan de la comercialización excesiva de este tipo de eventos por cuestiones como la presencia masiva de marcas y de patrocinadores, el encarecimiento de la comida y bebida, y las entradas con precios abusivos.

¿Tenemos prejuicios que frenen nuestro acceso a la cultura?

También hay quien confiesa sus prejuicios como principal barrera para consumir contenidos desconocidos o nuevos. El 33% mencionan el hecho de que algunas actividades le parecen demasiado mainstream o, al revés, demasiado independientes. El 31% relacionan algunos consumos culturales con determinadas tribus urbanas, el 19% lo hace con determinadas clases sociales y el 17% con actividades típicas de una generación.

¿Realidad o ficción, qué nos gusta más?

La ficción, está claro. Un 65% de personas afirman que es lo que más les gusta porque resulta más entretenida. Los géneros de no-ficción tienen un público fiel que disfruta de conocer las vidas de otras personas y al que le interesan, sobre todo, las biografías y las revistas del corazón, por delante de géneros menos atractivos como el ensayo, el documental o el reportaje periodístico, que afirman que les resultan más aburridos.

Entre los géneros de ficción funcionan los bestsellers que siguen gozando de buena salud. Lo que más valoran sus lectores y lectoras es que tengan un final impactante, buenos personajes y tramas entretenidas. Por último, y al igual que los festivales de música, las series y películas también provocan multitud de comentarios.

¿Qué formatos y canales utilizamos más?

Pues está claro: lo digital gana a los formatos tradicionales. La mayoría de gente cuyas opiniones hemos analizado declara consumir, sobre todo, películas, series, e-books, revistas online, podcasts, etcétera. ¿Por qué gustan más estos formatos? Las razones que más se mencionan es que ofrecen más variedad de medios (29%), que se puede elegir entre consumirlos en directo o de forma offline (21%), que permiten una mayor interacción (26%) y que son más rápidos y cómodos (24%). Aunque el auge de este tipo de formatos no significa que no disfrutemos de otras formas de acceso a la cultura como conciertos en el parque, eventos en la playa, teatro en la calle o cine en la calle.

¿Cómo se produce hoy la cultura de masas?

Las dinámicas de internet incitan a crear contenidos culturales para y desde los propios usuarios. Un nuevo perfil de usuarios anónimos se atreve a producir contenidos interpretando la actualidad y cultura utilizando formatos como: vídeos (55%), tuits (20%), memes (10%), blogs temáticos (5%), podcasts (5%) y otros (5%). Los usuarios aprovechan las apps y las redes para crear un nuevo ecosistema cultural que compite con los tradicionales.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Suscríbete

Subscríbete al newsletter

* Campo obligatorio

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar, analizar tu navegación, mostrar publicidad, así como anuncios basados en tus intereses. Si sigues navegando por las web consideramos que aceptas su uso.
Más información en nuestra Política de Cookies.